Enrique Aguinaco, el abuelo de Brian: “Hace dos años que no tengo vida” – Diario de Flores
Buenos Aires, 22/04/2019, edición Nº 3152
Actualidad

Enrique Aguinaco, el abuelo de Brian: “Hace dos años que no tengo vida”

Fecha Publicación: 20 marzo, 2019

(Barrio de Flores) “Me robaron la vida. Estoy destruido, no tengo más ganas de vivir”. Con esa crudeza, sin rodeos, Enrique Aguinaco (71) resume la tristeza que lo acompaña desde el día en el que motochorros asesinaron a Brian, su nieto de 14 años, en Flores.

La tarde de la tragedia, el 24 de diciembre de 2016, Enrique manejaba el auto en el que viajaba el adolescente. Más de dos años después, habla por primera vez. “Era más que un nieto para mí, era un hijo. No sé cómo definirlo, era un hermano menor, un hijo de la vejez. Era muy compañero”, le cuenta a Clarín en los pasillos de los tribunales porteños, donde este martes se realizó la primera jornada de alegatos contra Luis “Yun” Gómez (28), el único imputado por el homicidio. La querella pidió que sea condenado a perpetua.

Brian fue baleado cerca de las 15 del sábado 24 de diciembre de 2016, en la esquina de Rivera Indarte y Asamblea, a pocas cuadras del acceso a la villa 1-11-14. Dos mujeres que pasaban caminando por el lugar fueron sorprendidas por ladrones en moto. Uno de los asaltantes bajó y las amenazó con un arma para que entregaran sus carteras.

Enrique -que pasaba por el lugar para llevar a su nieto a la peluquería- advirtió lo que sucedía, maniobró en contramano y encerró con su Renault 19 a los motochorros en al menos dos oportunidades. Los delincuentes dispararon contra el auto y huyeron al interior de la villa 1-11-14. De acuerdo a la reconstrucción de los investigadores, el autor del disparo fue un adolescente de 15 años que fue declarado inimputable. “Yun” fue señalado como el conductor de la moto.

Brian recibió un balazo en la cara y fue trasladado por su abuelo hasta el Hospital Piñero, desde donde fue derivado al Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. Allí murió tras agonizar durante dos días.

“Ellos estaban arriba de la vereda yo no iba a subir con el auto arriba de la vereda. No pensó, actuó, porque era fácil darse vuelta y tirar un tiro. Es fácil para ellos hacerlo, no sienten la muerte de nadie”, explica el abuelo del adolescente.

El golpe fue imposible de asimilar para Enrique. “Se me acabaron las motivaciones. No vivo, duro”, cuenta. Y agrega: “Estoy con tratamiento psicológico y psiquiátrico, pero es un dolor muy profundo. Me quitaron algo muy importante. Hace dos años que no tengo vida, existo. No tengo ganas de nada. No tengo nada que me llene el espíritu, estoy vacío”.

El dolor que lo persigue desde el momento del crimen afectó su salud. “Tengo una familia hermosa que me acompaña pero es un espacio que no lo va a ocupar nadie, quedó vacío y lo siento mucho. Me ha traído afecciones de todo tipo. De golpe y porrazo me aparecieron enfermedades, tengo problemas del corazón, tengo problemas de tiroides, de visión, de oído. Será parte del dolor, imagino”, enumera.

Más allá del rol de cada uno de los delincuentes, Enrique busca una fuerte condena para Gómez. “Espero que lo castiguen. Yo quiero que sea toda la vida. No pensó que llevar a un menor a robar es el doble de peligroso. Que saquen a un delincuente de la calle es bueno, pero desgraciadamente el culpable de todo sigue estando suelto. Y estuvo suelto siempre por una mala actuación del juez y del fiscal de aquel momento”, asegura en referencia presunto autor material del homicidio.

El menor acusado fue detenido en Chile, hacia donde había escapado. Y tras ser absuelto por inimputable fue trasladado a Perú, de donde es oriunda su familia. Sin embargo, desde el entorno de Brian aseguran que regresó al país. “Su cara no la puedo olvidar más. Este chico no actuó como un delincuente sino como un novato, como un asesino, sin medir para nada lo que realmente podía pasar“, remarca Enrique.

Eliana Passada, madre de Brian, también tuvo su oportunidad para hablar durante el juicio. Avalándose en la Ley de Víctimas y haciendo mención a Gómez, sostuvo: “Él puede declarar y defenderse. Acá no está mi hijo para defenderse la única voz soy yo”. Antes de quebrarse, agregó: “Me gustaría que sepan que los padres de Brian Aguinaco estamos condenados a perpetua de dolor”.

Durante su alegato, Guillermo Endi, abogado de la familia, aseguró que los ladrones que mataron a Brian “salieron a cazar víctimas” y consideró que hay “pruebas sustentables para pedir la pena perpetua”.

El juicio continuará el próximo jueves, con el alegato de la fiscal Adriana García Netto, y luego será el turno de la defensa del acusado. Aún no está fijada la fecha del veredicto. NR

Fuente consultada: Clarín

Propietario y Editor Responsable: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: General José Bustillo 3348
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5117493

Facebook

Ud es el visitante

contador de visitas gratis para blog

Copyright © 2016 DiariodeFlores.com.ar es un producto de Editorial Dosnucleos

To Top