Flores en el mapa literario de Marechal a 70 años de Adán Buenosayres – Diario de Flores
Buenos Aires, 19/10/2018, edición Nº 2967
Destacadas

Flores en el mapa literario de Marechal a 70 años de Adán Buenosayres

Fecha Publicación: 30 julio, 2018

(Barrio de Flores) Adán Buenosayres, de Leopoldo Marechal, fue publicada por editorial Sudamericana hace 70 años, y podría afirmarse hoy que se cumplió la afirmación de Julio Cortázar cuando sostuvo, en solitario, que la novela actuaría “como fuerza viva, como enérgico empujón hacia lo de veras nuestro”. El libro salió en agosto de 1948: puntualmente para el aniversario, Seix Barral acaba de reeditarla, junto con El banquete de Severo Arcángelo y Megafón, o la guerra. Y a fin del mismo mes la Biblioteca Nacional rendirá homenaje en la jornada “Adán Buenosayres, al compás de una pasión”.

Poco antes de la aparición de Adán Buenosayres, Marechal fue entrevistado por la revista Leoplán (“uno de los primeros poetas argentinos del momento actual”) y aseguró que su novela respondía “con bastante fidelidad a los cánones de la antigua epopeya, aunque sus métodos de narración son modernísimos y sus héroes actuales. Quiero decir -se explicaba a sí mismo- que ha tratado de dar a mis personajes una estatura heroica de modo tal que, siendo locales como lo son, todos trascienden a lo universal”.

Marechal elige mostrar a su Adán “en función de vida” y lo hace en una nueva jornada “desde su despertar metafísico en el número 303 de la calle Monte Egmont, hasta la medianoche del siguiente día, en que ángeles y demonios pelearon por su alma en Villa Crespo, frente a la iglesia de San Bernardo, ante la figura inmóvil del Cristo de la Mano Rota”.

La novela expresa “un simbolismo de realización personal del héroe hasta la prueba definitiva, el encuentro con el Cristo de la Mano Rota”, observó Javier de Navascués, catedrático español y estudioso de la obra marechaliana, en una entrevista aparecida en Télam. Él estuvo a cargo de la edición crítica publicada por Corregidor en 2013 que incluye copias de los manuscritos y el epistolario entre Marechal y Cortázar sobre la novela.

Al iter vital de Adán descripto en aventuras como la del barrio Saavedra, la Glorieta de Ciro o la oscura ciudad de Cacodelphia se ven asociados sus amigos de pandilla: Samuel Tesler (Jacobo Fijman), Franky Amundsen (Oliverio Girondo); Shultze (Xul Solar); el petiso Bernini (Raúl Scalabrini Ortiz), Luis Pereda (Jorge Luis Borges) y Del Solar. Comenta Marechal en el Prólogo indispensable de la novela que si algunos de los personajes “visten el traje de lo ridículo, lo hacen graciosamente y sin deshonor, en virtud de aquel ‘humor angélico’ (así lo llamó Adán Buenosayres) gracias al cual también la sátira puede ser una forma de la caridad, si se dirige a los humanos con la sonrisa que tal vez los ángeles esbozan ante la locura de los hombres”.

Porteño de origen -“el que no ha escuchado la voz del Río no comprenderá nunca la tristeza de Buenos Aires”-, Adán es un poeta enamorado y fugitivo que experimenta el combate que libran por su alma los ángeles y demonios bajo la mirada de Alguien que, apoyado sobre sus armas, vigila eternamente por él. Ese Alguien que es su Señor y al que le confiesa haber querido ser como los hombres del pueblo bonaerense de Maipú, “que sabían reír o llorar a su debido tiempo, trabajar o dormir, combatirse o reconciliarse, bien plantados en la vistosa realidad de este mundo“. Ese Señor al que confiesa como el Verbo “que, solo con nombrarlos, creó los cielos y la tierra” y al que solo le fue dado rastrearlo “por la huellas peligrosas de la hermosura” de las creaturas, al olvidar que ellas eran el camino, él un viajero y su Señor el fin de su viaje. Ese Señor al que confiesa como el Verbo “que, por amor del hombre, tomó la forma del hombre, asumió su infinita deuda y la redimió en el Calvario”. Ese Señor al que le confiesa no poder más consigo mismo y estar “cansado hasta la muerte”.

Las sucesivas lecturas de Adán Buenosayres me impresionaron de tal manera que acaso fue el libro que más quise filmar“, reconoció en una ocasión el cineasta argentino Manuel Antín. Cortázar lo había alentado a filmar un guion que había escrito para hacerlo película.

“Obra inquieta y sugerente, rebelde a cualquier interpretación simple y reduccionista”, concluye Navascués que es Adán Buenosayres de Marechal. Lo es, por cierto. Y podría agregarse, a 70 años de su aparición, que resulta actualísima.

Barrio por barrio
Realidad y fantasía sobre un mapa literario del autor

Saavedra
“Allí, sobre un terreno desgarrado y caótico se lanzan las últimas estribaciones de Buenos Aires, rancheríos de tierra sin cocer y antros de lata en cuyo interior pululan tribus de frontera que oscilan entre la ciudad y el campo”. Las rutas que evocan a Marechal en este barrio llegan hasta el Museo Saavedra.

Villa Crespo
Deambulando por las calles del barrio, el personaje del Adán se encuentra con la Iglesia de San Bernardo. Muy cerca está la sede de la biblioteca Alberdi (Acevedo 666), donde el joven poeta comenzó a trabajar a los 19 años y fue el primer bibliotecario rentado. Entre 1910 y 1934 Marechal vivió en la zona.

Flores
En Megafón o la guerra, la geografía urbana de la obra de Marechal llega a un chalet de nuestro barrio. NR

Fuente consultada: La Nación

Propietario y Editor Responsable: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: General José Bustillo 3348
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5117493

Facebook

Ud es el visitante

contador de visitas gratis para blog

Copyright © 2016 DiariodeFlores.com.ar es un producto de Editorial Dosnucleos

To Top