Laura Fidalgo: “la sigo remando todos los días porque con el nombre no alcanza” – Diario de Flores
Buenos Aires, 14/12/2017, edición Nº 2658
Vecinos Famosos

Laura Fidalgo: “la sigo remando todos los días porque con el nombre no alcanza”

Fecha Publicación: 2 noviembre, 2017

(Barrio de Flores) Allá por diciembre de 2014, en un ensayo del “Bailando”, un mal movimiento la marcó para siempre. Fue un error involuntario, un paso en falso, del que Laura Fidalgo no se pudo reponer más. Le significó dejar de ser parte de todo lo que implica “ShowMatch”, esa maquinaria que garantiza un lugar en todos los programas de chimentos, obras de teatro en el verano, masividad y estabilidad laboral y económica. Tinelli la despidió de la pista con una última aparición en la que se presentó en silla de ruedas tras la rotura de los ligamentos cruzados de su rodilla izquierda y, entre lágrimas, la bailarina de Flores abandonó la televisión. Tuvo apariciones esporádicas pero, poco a poco, su lugar en la pantalla se diluyó hasta que apareció una chance de volver. “Es la primera vez que soy la protagonista de un programa, que soy conductora. Estoy feliz”, confiesa y no teme admitir que durante este tiempo la “remé como pude”.

“Es algo que tenía pendiente hace años, otro sueño que concreté. Me gusta porque puedo ser yo. La gente viene y se libera con la danza y mi objetivo es que todos descubran su pasión, que descubran qué los hace felices”, explica sobre “Cualquiera puede bailar”, el programa que conduce junto a Juan Marconi, los domingos por la tarde en América. Un “talent show” en el que los participantes presentan sus bailes ante un jurado compuesto por Maximiliano Guerra, Laura Esquivel y un tercer jurado invitado compitiendo por un premio de 50 mil pesos. “Acá los participantes se olvidan de los problemas y yo estoy feliz porque la fama es para eso para ayudar, si no, no sirve de nada”.

¿Cómo te sentis como conductora?
Yo puedo decir cualquier cosa y no me importa. En el “Bailando” estaba más medida, acá digo y hago lo que siento. Yo soy así, frontal y transparente. Además, lo tengo a Juan Marconi de compañero que es divino. Lo conocí por este programa y desde el primer momento nos llevamos bien. Es libriano como yo y conectamos. Un gran tipo. Es relajado, trabaja y está preparado.

Con este ciclo estás peleando contra la propia estructura de la tele, mostrás otro mensaje y no se buscan las peleas y escándalos.
Yo busco ser fiel a lo que quiero transmitir. A mí me decían que no iba a poder bailar y hasta representé al país en el exterior. Muchos me definen como una rebelde, pero no es así. Creo que la rebeldía bien usada sirve. Yo escucho a todos, pero soy fiel a lo que pienso. Soy auténtica, sincera, no transo con lo que no me gusta, apuesto al amor y a la pasión, que es lo que te lleva a lograr cosas. Yo me rompí los ligamentos cruzados hace casi tres años pero nunca me cerré sólo en bailar, me quedé sin nada y volví a empezar. El miedo a enfrentar algo nuevo o algo distinto lo tengo a un costado y lo trabajo todos los días de mi vida para que no me afecte, no es fácil pero lo estoy logrando. Se puede mostrar otra cosa en televisión.

Sin embargo el rating sigue siendo un rival complicado para mostrar otra cosa…
Yo presto atención y miro quién está en los otros canales, sé que no es fácil pero después tiro todo al universo y que lo defina Dios. Yo meto toda la energía para que el programa salga bien pero hasta ahí llega mi parte. Me encanta este horario y será la gente la que elegirá lo que más le divierta. Hoy hay todo el día problemas en la televisión: inseguridad, deudas, peleas, yo traigo alegría por un ratito y después de eso volvés a la realidad. Además, a los que vienen a participar le damos cosas que por ahí yo nunca tuve, yo quiero que pasen por algo lindo y no ese trato feo que había en el “Bailando”, con gente que por ahí cuando se apaga la cámara son rudos, antipáticos…Yo acá doy un lugar para mostrarse.

Eléctrica, la bailarina es capaz de conectar un tema con otro en cuestión de segundos y así como recuerda sus peleas en “ShowMatch”, casi al instante cuenta que a los diez años “se me apareció la virgen” y luego hace un descargo contra el éxito y la fama. “La fama sin algo sólido atrás no sirve, por eso siempre digo que hay que estudiar y prepararse. Yo en el programa busco remarcar todos estos valores porque hoy, con las redes, se perdió todo lo artesanal y la preparación”.

¿Por eso buscaste dos jurados de perfil bajo y especializados?
Sí, ellos no tienen nada que ver con los del “Bailando”, que los respeto pero no. Es gente como una con la que hablás de igual a igual, sin caretear ni actuar ni hacerse el divino, acá hablás con gente de igual a igual. No tienen nada de eso de los famosos que te lo actúan todo, esos me aburren. Por un lado son una cosa y después otra, no podés ser bueno y malo a la vez, yo me manejo así. Hay gente tibia que me aburre, no puedo estar con ellos, no podés estar en el medio.

¿Con tus escuelas de baile vos buscás evitar toda esta realidad farandulera que rechazás?
Sí, de algún modo es así. Igual yo me rompí la rodilla y desde entonces no puedo bailar al ciento por ciento, entonces tengo que buscar una alternativa y ahí aparecen las escuelas, doy charlas… Tengo que seguir trabajando, la sigo remando todos los días de mi vida. Uno no puede parar, hay que remar siempre porque con el nombre no alcanza, hay que pelear porque está difícil.

¿Te falta algo?
Me gustaría tener mi teatro, pero yo en realidad busco la felicidad. Quiero tener más de esos momentos. También pienso en la maternidad, siempre la postergué porque estuve trabajando mucho y el reloj biológico me corre, veremos si se da. También estoy haciendo una película con Capusotto, pero eso te lo cuento la próxima. NR

Fuente consultada: ViaPaís

Propietario y Editor Responsable: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: General José Bustillo 3348
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5117493

Facebook

Ud es el visitante

contador de visitas gratis para blog

Copyright © 2016 DiariodeFlores.com.ar es un producto de Editorial Dosnucleos

To Top