Buenos Aires, 02/03/2024, edición Nº 4928
Connect with us

Sin categoría

Plaza Flores, lugar de todos, lugar de nadie

Publicado

el

La plaza tiene años de historia y miles de recuerdos guardados en ella, con el correr del tiempo sufrió transformaciones, hoy es poca la gente que se anima a cruzarla durante el día.
Plaza General Pueyrredón, más bien conocida como Plaza Flores, se convirtió, con el pasar de los años, en uno de los puntos de mayor delincuencia del barrio. Aquellas veces donde la plaza se llenaba de vida parecen haber terminado, porque hoy en día la mayoría de la gente prefiere evitarla.
Los vecinos dicen que es “un desastre” y recuerdan los tiempos en que la plaza se colmaba de gente que disfrutaba de las actividades que se realizaban en ella. Ahora se quejan de la suciedad que abunda en las veredas y la falta de seguridad. Ya no hay rastros de belleza, los chicos ya no juegan, los cuidadores no se hacen cargo, la vigilancia es escasa y solo aquellas personas que realmente son valientes se deciden a cruzarla.
Más allá de la reforma realizada por Aníbal Ibarra en el año 2003, en la cual se propuso rescatar a la plaza por su valor histórico y llevarla al punto máximo de su plenitud, el nivel de delitos se incrementó.
Durante el día, la delincuencia se centra en las paradas de colectivos que rodean a la plaza y sobre la Avenida Rivadavia, en donde no hay ningún policía cuidando la seguridad de las personas, lo cual es un derecho de todos.
A la noche, los robos suceden alrededor y dentro de ella, la zona de la calesita es el punto clave de los ladrones para atrapar a la gente sin que nadie sospeche de lo que esta sucediendo.
Según la legisladora Maria José Lubertino, en la plaza hay un estado de degradación y de depredación del espacio público. “La falta de seguridad no es simplemente que hay delincuentes, también se generan condiciones de falta de iluminación, de cuidado de la plaza y de abandono de políticas sociales que generan toda una situación de dejadez de infraestructura como es el caso del subte”, comentó la legisladora.
Comerciantes que suelen pasar por la zona son sinceros cuando se refieren al miedo que les genera trabajar por los alrededores, el temor de que les roben no se los saca nadie. Según ellos, el lugar es un desastre y la falta de seguridad se hace sentir.
“Recibí denuncias de los vecinos de cuando había adicionales de la policía, que a pesar de que estos se encontraban allí, se robaban las placas de bronce de la plaza y la iluminaría”, afirmó la legisladora Lubertino.
No sólo es delito lo que podemos encontrar, sino también se ve la situación de gente inofensiva que se encuentra obligada a vivir en estos espacios verdes por la situación de pobreza en la que se encuentran a falta de viviendas y de recursos económicos. La escasez de alternativas que hay hoy en día obligan a las mujeres a prostituirse y es por esto que la plaza es el es el “centro” para este tipo de acciones.
Este espacio es tan importante para los vecinos por la historia que contiene, ya que en sus comienzos fue un terreno baldío hasta que en la época de Rosas se construyeron los primeros jardines llenos de árboles que fue creando un paseo público que, se podría decir, aun se mantiene
Podríamos afirmar, y con mucha tristeza que “Plaza Flores”, el corazón del barrio, ya no es lo que solía ser y lo único seguro que nos queda de ella son los recuerdos de las épocas en donde era uno de los lugares mas asistidos por los vecinos, hoy la inseguridad la hace imposible de transitar y disfrutar como se lo hacia antes.

 

Escribe Sofia Quilici

PUBLICIDAD

Más leídas

Copyright © 2016 DiariodeFlores.com.ar es un producto de Editorial Dosnucleos

Propietario y Editor Responsable: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: General José Bustillo 3348
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5117493

contador de visitas gratis para blog