Buenos Aires, 23/07/2024, edición Nº 5071
Connect with us

Actualidad

The Yonkys presenta “Histrionismo” su primer álbum en Tabasco Disco

Publicado

el

yonkis-700x450

(Barrio de Flores) Primer disco de esta banda que cultiva el rock americano de la Costa Oeste, además del sureño, con aires psicodélicos, bluseros y que estarán festejando sus tres años de vida este sábado 13 en Tabasco Disco, en el barrio de Flores, en Rivadavia y José Martí.

El disco abre con un rock and roll, que va tomando aires africanos gracias a una fuerte presencia de la percusión, hasta que surge la voz de Mauro Romano, mientras las guitarras de Nicolás Sanzone y Pablo Varela, ocupan el frente de la canción, metiéndole un silde muy interesante.

“Club de Té” abre con un juego de riffs, mientras la base que conforman Pablo Ferrarro en bajo y Raúl Ramírez en batería a los que suma Damián Sosa con sus teclados, que nuevamente le dan un aire santanesco a la canción.

“Noches gélidas” abre acústica, más lenta, pero luego va tomando un caris más power, pero manteniendo sus aires lentos, con coros oscuros, bien bluseros. Al igual que sus compañeros de camada, los Támesis, los Yonkys eluden cualquier referencia al blues de Chicago y prefieren remontar el Mississippi y meterse en Nueva Orleans o en ciudades cargadas de magia vudú, creole, una humedad menos urbana y más campesina.

“Mercurio en el ojo” trae de recuerdo con sus riffs a los Black Crowes, y es un blues bien rutero, caliente, con un gran trabajo de la guitarra y los teclados. “Bastardo” al igual que el resto del disco trae sonido valvular, aroma a equipos de madera, una ecualización no digital, y es un blues de cantina, de chico rebelde que corre picadas con su auto tuneado, metido de lleno con su nariz palpitante.

“Fino Borde” es una balada con bellísimo inicio a cargo de las guitarras, gran trabajo de Romano en voz y un elegante aporte de Hammond, que acompaña a la voz, hasta que las guitarras toman el control y la cierran épicamente.

“Lamina fragmentada” es más movida, más urgente, pero abre de nuevo con un gran trabajo de las guitarras acompañadas por el Hammond, mientras la voz se desgarra en una canción dolorosa, de ruptura, de final de historia.

“Mil dosis” es un rock bien sureño, bien juguetón y pegadizo, mientras que “Chupa Sangre” es más rutero, para ponerlo en el auto, mientras se viaja hacia ninguna parte. “Nataly” es otra historia de un amor que duele, pero con aires más santanescos, mucho Hammond y percusión, además de las guitarras llevándose el protagonismo.

Más leídas

Copyright © 2016 DiariodeFlores.com.ar es un producto de Editorial Dosnucleos

Propietario y Editor Responsable: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: General José Bustillo 3348
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5117493

contador de visitas gratis para blog