Buenos Aires, 20/04/2024, edición Nº 4977
Connect with us

Destacadas

“…Afianzar la justicia…”

Publicado

el

amor-al-projimo

Escribe el Pastor Carlos A. Caramutti

…es  la segunda de  las seis razones, solo precedida por “constituir la unión nacional”, que integran el Preámbulo de la Constitución de la Nación Argentina y que a juicio de los legisladores de 1853 daban el exacto  fundamento de por qué la sancionaban para “sí mismos, su posteridad y para todos los hombres del mundo que quisieran en adelante, habitar el suelo argentino” invocando para todo ello “la protección de Dios, fuente de toda razón y JUSTICIA”.

La idea básica en este punto era que   “el Congreso tiene la capacidad de introducir las formas de legislación necesarias para que el reconocimiento de los derechos y el ejercicio de los poderes, reconocidos por la Constitución Nacional y las leyes, se haga con equidad y sin discriminación” (1).

O sea que la idea es mucho más amplia que la conformación y aceitado funcionamiento de lo que denominamos “Poder Judicial” con todos sus estamentos y jurisdicciones, y abarca en su plenitud la vivencia en un contexto social donde todos los procederes, decisiones, comportamientos, relaciones, etc, sean justos. Esto puede parecer absolutamente fuera de lo que es el común denominador de las actitudes  humanas, pero podría ser normal, si realmente nos dejamos guiar por quién bajo su protección se promulgó y estableció nuestra ley fundamental.

Para poder hacerlo con éxito, solo hay que tener en cuenta las normas que EL estableció para el comportamiento diario  hace más de 3000 años y que, aún cuando fueron indicadas al pueblo hebreo,  tienen vigencia universal , y  de las que transcribimos una apretada síntesis extraída de los libros de la Biblia Ëxodo y Levítico:

“Respeten a su padre y a su madre”  “Cuando recojan sus cosechas no corten las espigas que crecieron en los bordes del campo ni levanten las espigas que queden en el suelo. Tampoco corten hasta el último racimo de uvas, ni levanten la fruta que se les caiga. Dejen todo eso para los pobres, sean sus connacionales o refugiados en el país” “No roben, no mientan. No se engañen unos a otros ni PROMETAN EN MI NOMBRE ALGO QUE NO VAN A CUMPLIR”. “No maltraten a su prójimo, ni le quiten lo que le pertenece” “No dejen de pagarle a sus trabajadores al final de cada día” “SI TIENEN QUE RESOLVER ALGÚN ASUNTO LEGAL, NO SEAN INJUSTOS. NO FAVOREZCAN A NADIE, SEA POBRE O SEA RICO” “No hagan chismes de nadie, pero digan la verdad si así pueden salvar la vida de otra persona” “ No sean rencorosos ni vengativos. No participen de la maldad de nadie. RECUERDEN QUE CADA UNO DEBE AMAR A SU PRÓJIMO COMO A SÍ MISMO” “Cuando estén ante un anciano o alguien mayor de edad, muestren respeto y pónganse de pie” “ NO HAGAN TRAMPA CON LAS PESAS Y MEDIDAS. LAS BALANZAS, PESAS Y MEDIDAS DEBEN SER EXACTAS” “”No mientan ni den informes falsos que ayuden al malvado a engañar a los jueces” “Si en un pleito legal hacen declaraciones ante un jurado, no digan mentiras como la mayoría de la gente. Digan la verdad. Pero tampoco mientan para ayudar a un pobre en un juicio solo por ser pobre” “No acusen a una persona diciendo mentiras, ni condenen a muerte a la gente inocente y honesta, porque YO no consideraré inocente al culpable” “ NO ACEPTEN DINERO DE NADIE QUE LES PIDA HACER ALGO INJUSTO. ESA CLASE DE DINERO HACE QUE LA GENTE PIERDA SU HONRADEZ Y QUE LOS JUECES CONDENEN AL INOCENTE”

Al llegar  al 1 de enero de 2014 habiendo transcurrido 160 años y 7 meses de la promulgación de la Carta Magna, y mirando  la situación por la que atravesamos como país, no podemos dejar de preguntarnos ¿cómo nos ha ido con la aplicación práctica del enunciado “afianzar la justicia” amparado en la “protección de Dios”?, y ¿qué diría Dios como respuesta a esta pregunta?

No es el  propósito de éstas líneas establecer un juicio de valor y mucho menos arrogarnos la pretensión de ser la “voz de Dios” en este asunto.

Solo basta ver  lo que pasa en estos días de calores extremos, luz cortada, clamores sin respuesta, accidentes viales y/o ferroviarios, muertes violentas, droga,, violencia desenfrenada, inseguridad, etc. para darnos cuenta que en alguna parte del camino hemos perdido, si no todo, una buena parte del saludable rumbo que los constituyentes de 1853 quisieron darnos, y que si no queremos irnos mas abajo, debemos volver a la “FUENTE”.

Y ese regreso debe hacerse a partir del análisis individual que establezca cual es la porción de responsabilidad que nos corresponde y volver a tener en cuenta a AQUEL QUE ES LA FUENTE y  que a pesar de nuestros desvíos sigue diciendo que nos ama y está dispuesto a atendernos a toda hora, sin contestador automático y a seguir brindando a la Argentina, todo su amor y PROTECCIÓN.

Si así lo hacemos, sin necesidad de JURAR NADA, otros vientos surcarán los 365 días de este flamante año 2014.

DIOS LES BENDICE

 

 

PUBLICIDAD

Más leídas

Copyright © 2016 DiariodeFlores.com.ar es un producto de Editorial Dosnucleos

Propietario y Editor Responsable: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: General José Bustillo 3348
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5117493

contador de visitas gratis para blog