Buenos Aires, 23/02/2024, edición Nº 4920
Connect with us

Sin categoría

En Navidad y año nuevo: ” Hay que besarse más “

“HAY QUE BESARSE MAS…” , dichas con su particular dicción y con fuerte acento en la última s, era una de las frases predilectas de aquel extraordinario y multifacético conductor y animador, especialmente de televisión que se llamó Roberto GALÁN. Creador de su programa más famoso, “SI LO SABE CANTE”, también lo fue de “YO ME QUIERO CASAR, ¿Y USTED?, del que resultaron muchos matrimonios, algunos de los cuales efectuaron sus casamientos en forma conjunta y debidamente televisados y donde la frase del título cobraba mas fuerza y sentido..

Publicado

el

Escribe Carlos Caramutti

“HAY QUE BESARSE MAS…” , dichas con su particular dicción y con fuerte acento en la última s, era una de las frases predilectas de aquel extraordinario y multifacético conductor y animador, especialmente de televisión que se llamó Roberto GALÁN. Creador de su programa más famoso,  “SI LO SABE CANTE”, también lo fue de  “YO ME QUIERO CASAR, ¿Y USTED?, del que resultaron muchos matrimonios, algunos de los cuales efectuaron sus casamientos en forma conjunta y debidamente televisados y donde la frase del título cobraba mas fuerza y sentido..

El pensamiento y la intención de Galán no se relacionaba  con esta costumbre argentina de besar a todo el mundo, aún sin conocernos. Del saludo formal de estrechar la mano con la fuerza correspondiente a casa caso, hemos pasado a esto otro que, insisto, muchas veces no tiene nada que ver con el afecto y es solo costumbre.

Galán aspiraba que el “besarse más” generara un desafío que llevara a las personas a profundizar muy sanamente sus relaciones de comunicación real y mutuo respeto; a vivir con alegría aún en medio de los problemas cotidianos  considerando al otro como su “prójimo”, tal como Jesús, el centro y razón de ser de la Navidad lo enseñó y a mantener invariable el espíritu pacífico, solidario, amistoso, etc, característico del argentino.

Diciembre es un mes donde la reflexión tiene un espacio más amplio que en los 11 meses anteriores del año, tal vez por esa impronta de cosa que se termina y jamás vuelve como es un fin de año o por el espíritu de la Navidad que tiene que ver con lo realmente trascendente y eterno y que podemos resumir en la expresión bíblica “GLORIA A DIOS EN LAS ALTURAS, Y EN LA TIERRA, PAZ A LOS HOMBRES”

Y me parece que puede ayudarnos en esta intención reflexiva, que nos acercaría a la idea de Galán, de la que estoy seguro  nuestra sociedad argentina de hoy está bastante lejos, la lectura de la carta que el comediante norteamericano GEORGE CARLIN ( 12 de mayo de 1937 / 22 de junio de 1998), de cuya obra lo mas famoso es el monólogo “ SIETE PALABRAS QUE NO SE PUEDEN DECIR EN TELEVISIÓN” del año 1972, escribió después del fallecimiento de su esposa, Brenda HOSBROOK,  el 11 de mayo de 1997, producto de un cáncer.

La recibí de parte de un amigo que me la envió en power-point, adjunta a un e.mail, y textualmente dice:

“La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios más altos y temperamentos más reducidos; carreteras más anchas y puntos de vista más estrechos; gastamos más pero tenemos menos; compramos más pero disfrutamos menos. Tenemos casas más grandes y familias más chicas; mayores comodidades y menos tiempo.

Tenemos más grados académicos pero menos sentido común; mayor conocimiento pero menor capacidad de juicio; más expertos pero más problemas; mejor medicina pero menor bienestar. Bebemos y fumamos demasiado; despilfarramos demasiado y reímos muy poco; conducimos muy rápido, nos enojamos demasiado; nos desvelamos demasiado, amanecemos cansados; leemos muy poco, vemos demasiada televisión y oramos muy rara vez. Hemos multiplicado nuestras posesiones pero reducido nuestros valores.

Hablamos demasiado, amamos demasiado poco y odiamos muy frecuentemente. Hemos aprendido a ganarnos la vida, pero no a vivir. Añadimos años a nuestra vida, pero no vida a nuestros años. Hemos logrado ir y volver de la luna, pero se nos dificulta cruzar la calle para conocer a un nuevo vecino. Conquistamos el espacio exterior, pero no el interior. Hemos hecho grandes cosas, pero no por eso mejores. Hemos limpiado el aire, pero contaminamos nuestra alma. Conquistamos el átomo, pero no nuestros prejuicios. Escribimos más, pero aprendemos menos. Planeamos más, pero logramos menos. Hemos aprendido a apresurarnos, pero no a esperar.

Producimos computadoras que pueden procesar mayor información y difundirla, pero nos comunicamos cada vez menos y menos.

Estos son tiempos de comidas rápidas y digestión lenta; de hombres de gran talla y cortedad de carácter; de enormes ganancias económicas y relaciones humanas superficiales. Hoy en día hay dos ingresos pero más divorcios; casas más lujosas, pero hogares rotos.

Son tiempos de viajes rápidos, pañales desechables, moral descartable, acostadas de una noche, cuerpos obesos y píldoras que hacen todo, desde alegrar y apaciguar hasta matar.

Son tiempos en que hay mucho en el escaparate, pero poco en la alacena. Tiempo en que la tecnología puede hacerte  llegar esta carta y en que tú puedes elegir compartir estas reflexiones o simplemente borrarlas.

Acuérdate de pasar algún tiempo con tus seres queridos, porque ellos no estarán aquí siempre. Acuérdate de ser amable con quién hoy te admira, porque esa personita muy pronto se alejará de ti. Acuérdate de abrazar a quién tienes cerca, porque ese es el único tesoro que puedes dar con el corazón sin que te cueste ni un centavo. Acuérdate de decir TE AMO a tu pareja y tus seres queridos, pero sobre todo dilo sinceramente. Un beso y un abrazo pueden reparar una herida cuando se dan con toda el alma. Date tiempo para amar y para conversar y comparte tus mas preciadas ideas, y siempre recuerda: La vida no se mide por el número de veces que tomamos aliento, sino por los extraordinarios momentos que nos lo quitan.” GEORGE CARLIN.

Daría la impresión que Carlín  se dio cuenta de todas estas cosas al enviudar, después de 36 años de matrimonio.

Me parece que en este contexto argentino de tanta agresividad, intolerancia, prejuicios, descalificaciones personales y comunitarias, etc, nos hace falta “parar la pelota”, y en una imitación del gran futbolista Néstor “Pipo” Rossi, comandante en jefe del medio campo de River en lejanas décadas, distribuirla con sabiduría y profundo amor a cuantos nos rodean y esperan algo de nosotros, antes que, como Carlín, nos quedemos solos y sin tiempo para reparar el resultado de nuestros errores.

ORO A DIOS, autor de la Navidad y quién nos permite  arribar a un nuevo año, para que nos de la capacidad de atender a estas reflexiones y vivir el 2013, en un marco donde nos esforcemos por concretar y hacer  realidad lo que la Biblia expresa: “AMA A DIOS CON TODAS TUS FUERZAS, Y CON TODA TU ALMA Y A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO”

¡FELIZ NAVIDAD 2012 Y AÑO NUEVO 2013!

Pastor Carlos A. Caramutti

ccaramutti@gmail.com

PD: EL QUE DESEE TENER EL POWER-POINT  DE LA CARTA,  MUSICALIZADO Y EN COLORES COMO  YO LO RECIBÍ, ENVÍE SU E-MAIL Y LO ADJUNTO EN LA RESPUESTA.

PUBLICIDAD

Más leídas

Copyright © 2016 DiariodeFlores.com.ar es un producto de Editorial Dosnucleos

Propietario y Editor Responsable: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: General José Bustillo 3348
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5117493

contador de visitas gratis para blog