Buenos Aires, 20/04/2024, edición Nº 4977
Connect with us

Destacadas

“Es Oro la amistad…

Publicado

el

Así define el conocido cantautor argentino Peteco Carabajal , en su chacarera “Entre a mi pago sin golpear” esta especial y fundamental componente de las relaciones humanas, y a continuación agrega “…que no se compra ni vende. Solo se da cuando en el pecho se siente. No es algo que se ha de usar cuando te sirva y nada más”


De Daniel Toro y el Chango Nieto es el HIMNO A LA AMISTAD, cuya letra sostiene: “Amigo del que tal, como te va, que decís o como andás, son solo conocidos…Amigo es más profundo, su alcance es infinito…Decir que uno es amigo, encierra un compromiso, que la amistad lo hizo; Calor, Amor y Abrigo. Calor que se mantenga. Amor sincero y puro. Abrigo en trances duros, convenga o no convenga”
El tango “Preparate pa´l domingo” de José Rial dice “los amigos se cotizan en las buenas y en las malas, a mi me dieron la chaucha y la comparto con vos…” ( aunque la acepción más conocida del término “chaucha” está referida a lo menudo y de muy escaso valor, aquí está puesto como ejemplo de lo beneficioso, bueno y favorable)
También la Biblia, en el Libro de Proverbios, dice lo suyo al respecto: “El amigo siempre es amigo, y en los tiempos difíciles es más que un hermano” ( Cap. 17:17 ) y “ El hombre que tiene amigos, ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano” ( Cap. 18:24).
En esta época donde predomina lo “fast” ( rápido ) y lo “light” ( liviano), y donde lo urgente pasa por encima de lo importante, es bueno repensar esta costumbre tan argentina de decir “soy AMIGO de…” ( sobre todo si el supuesto AMIGO es alguien con cierto poder, influencias, acomodada posición económica, etc.) cuando la realidad es que apenas resulta un “conocido”
La amistad tiene el condimento básico del tiempo que se invierte en forjarla y mantenerla, estemos cerca o lejos geográficamente; de las cosas compartidas en la confianza depositada en el otro, sabiendo que no nos fallará y que, entre otras cosas valiosas, será capaz de guardar los aspectos confidenciales de la vida que hayamos compartido.
Pocas cosas son más tristes que una amistad que se rompe, por la dificultad muy grande que tiene recomponerla, que normalmente hace cierto el concepto de “amistad reconciliada, comida recalentada”.
Junto a mi esposa Hebe, con quién voy a cumplir 42 años de casado, disfrutamos de la hermosa realidad de tener un buen número de amigos ( todavía no llegamos al millón de la canción) que nos han acompañado y bendecido a lo largo de las décadas. A la mayoría los conocimos en la juventud y otros los agregó la vida laboral y profesional. Realmente nos sentimos privilegiados, porque todos ellos responden a los conceptos de las canciones y de la Biblia de los párrafos anteriores.
Al finalizar la ceremonia religiosa de casamiento de mi hija, en mayo de 1999, uno de ellos me dijo: “Che, aquí estamos la mayoría de los que estuvimos en el tuyo”. Y era verdad.
La Biblia va mas allá en este tema, cuando en el Evangelio de San Juan, en la última noche que pasó con sus discípulos antes de morir crucificado, Jesucristo dijo: “Nadie muestra más amor que quien da la vida por sus amigos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que les mando. Esto les ordeno: QUE SE AMEN UNOS A OTROS”
Y así lo hizo, al ser muerto para que los seres humanos puedan gozar de una vida plena, llena de paz, certezas, victorias, y, por haber resucitado y estar vivo, ser la compañía y el amigo perfecto que necesitamos.
El 20 de este mes celebraremos un nuevo “Día del amigo”, hecho que es sabido debemos a la idea de un argentino , el Dr. Enrique Ernesto Febbraro , que lo propuso en recordación de la llegada del hombre a la Luna, el 20 de julio de 1969.
Es muy probable que, como pasa en muchos de los “DÍA DE O DEL O DE LA….” abunden los llamados telefónicos, los encuentros circunstanciales u obligados, las charlas y comentarios de ocasión y las promesas ( que todos sabemos que son para salir del paso y que muy difícilmente cumpliremos ) de volver a encontrarnos rápidamente porque “la vida se nos va y al final nunca nos vemos…”
¿Por qué no aprovechamos esta vez y le damos una vuelta de tuerca a nuestro presente, haciendo un lugar especial en nuestra agenda para invertir en los amigos que supongo que, al igual que yo, todos tenemos?
Ah, y si a la lista quieren agregar a Jesucristo, se los recomiendo con todas mis fuerzas. Porque si la amistad humana “ES ORO” ni le cuento la de él. Su promesa es “yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo”. Y les puedo asegurar, por humilde experiencia, que esa y todas las demás que están expresadas en la Biblia, las cumple sin excepción.
¡FELIZ DÍA DEL AMIGO! DIOS LES BENDICE
Pastor Carlos A. Caramutti

PUBLICIDAD

Más leídas

Copyright © 2016 DiariodeFlores.com.ar es un producto de Editorial Dosnucleos

Propietario y Editor Responsable: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: General José Bustillo 3348
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5117493

contador de visitas gratis para blog