Buenos Aires, 20/04/2024, edición Nº 4977
Connect with us

Actualidad

Kouka, la Musa Inspiradora de la Moda de los Años ´60

Publicado

el

Enelmundoenteroselaconocecomo
Kouka. Su nombre, dentro de
la haute couture de los años 50 y 60,
no necesitaba llevar apellido. Nacida
enelbarriodeFlores, fuedurantediez
años, la mannequin de la casa
Christian Dior.

El propio Hubert de
Givenchy la tuvodemusa inspiradora
a lahorade crear losdiseñosque usaría
Audrey Hepburn. Desfiló hasta en
laCasaBlanca.Hoyresideunosdíasen
Buenos Aires, y fundamentalmente
en Europa.
Principios de los ´50, barrio de Flores,
casa de la familiaGaspar. Kouka, la hijanúmeroseisde
sietehermanos,paseaporel
jardíndeunaviviendatradicionalde
clasemedia conuna sábana
atadaalacinturayotrasobreloshombros,
a modo de capa con cola. Va y
viene arrastrando el lienzo caminando
con unos zapatos de taco alto que
lepidióprestadosasumamá.Aveces,
ponemúsicadefondopara inspirarse
mejor.
JackDorian, eldiseñadorde la alta sociedad,
famoso en ese tiempo en
Buenos Aires por sus fantásticas creaciones,
era habitué en la casa de los
Gaspar, y tomó nota de ello.
Cumpleaños14deKouka.JackDorian
propone a “Koukita” anotarse en un
concurso de belleza que, como premio,
ofrece diez días en París y asistir
una noche a una fiesta donde se congregan
los grandes de lamodamundial.
“Convencí a mis padres, porque
todavía era menor, y me anoté.
Participarondoscientaschicas,yyosalí
ganadora. Para el viaje, que era en
barco y tardaba quince días de ida y
otrosquincedevuelta,Dorianmepreparó
equipos espectaculares que incluían
capelinas, tapados, un lujo total.
AlcuartodíadeestarenParís,ydespuésdehaber
conocidola famosa torreEiffel,
mellevaronaunafiestadonde
se reunía la élitede lahaute couture
con los creadores y fotógrafosmás
reconocidos
del mundo. Fui
con quien entonces
era mi
m a n a g e r ,
Monique, y recuerdo
queme
tomaron algunas
fotos. Al día
siguiente, muy
temprano por
l a ma ñ a n a ,
Monique golpealapuertade
mi cuarto, yme
dice:“Vestiterápidoquetenemosunacitamuyimportante”.
Fuimos a una especie de palaciodondenosrecibióunseñormuyalto
y buenmozo,monsieur Hubert de
Givenchy.Con elpoco francésque había
aprendido en el barco, lo saludé y
le pregunté qué era lo que necesitaba
de mí. “Camina un poco” -me dijo-.
Entonces volví adesfilar comolohacía
en los jardines de casa. “Quiero que
Kouka sea mi musa inspiradora, porque
mi amiga del alma, Audrey
Hepburn, tiene lasmismasmedidas y
alturaque ella, ademásdeparecérsele
mucho.Quieroinspirarmeenellapara
armarle la colección para la próxima
temporada. Pregúntele si acepta un
contrato por seis meses para ser mi
mannequin”, le dijo en exquisito francés
aMonique. Acto
seguido, me lo tradujo,
y yo grité:“Oui,
oui”, cuenta Kouka
en una charla con
CARAS, en la que recorrió
gran parte de
su excitante vida.
KoukafueaParíspor
diez días y se quedó
c a t o r c e a ñ o s .
Durante ese ínterin,
la mannequin encandiló
a príncipes y
actores europeos y
americanos como
Warren Beatty.
Desde elprecisomomentoenque comenzó
a trabajar como mannequin
Dior, aKouka seleabrieronlaspuertas
delmundo. Eileen Ford la contrató comomodelo
exclusiva de su agencia y,
cuando la Maison Dior se lo permitía,
viajaba a los Estados Unidos para trabajar
como modelo publicitaria. Allí,
Kouka serelacionóconlasgrandes estrellas
delmomento. “Salí a comer varias
veces con Rock Hudson, un hombre
espléndido y altísimo, dueño de
una sonrisa que jamás olvidaré, quien
mepresentóaMarleneDietrichyaBert
Baccarat,ungenialmúsicodeaquellos
tiempos, conquienes íbamos seguido
a escuchar jazz”, recuerda Kouka.
ConClaudeAzoulay,unreconocidofotógrafofrancésquetrabajó40añosen
lafamosarevista“ParisMatch”, fuesencillamente
un flechazo. Con él tuvo a
Alexandra(41)yaJessica(39).Alostres
años de casada se divorció y viajó con
sus hijas para vivir su etapa de duelo
en Buenos Aires rodeada por su familia.
Mientras en Europa seguía explotando
la“locura Kouka”, ella permaneciómás
tiempo del previsto en su vieja
casa de Flores. Fue en su tierra donde
conoció al director de televisión
RobertoDenis,quienseconvirtióenel
granamorde suvida y conquientuvo
a Lisa, flamantemujer del empresario
Zoilo Cantón.
DenuevoenParís.ConRobertoDenis,
con quien estuvo hasta el final de sus
días, y sus tres hijas, se volvió a instalar
en su amada París. Allí trabajó siete
añoscomodirectoradealtacosturade
Thierry Mugler, asesorando a las cien
clientas más importantes del mundo
entre las que se encuentran Jerry Hall
e IvanaTrump.
Cabe recordar que la década del ’60,
fue la época de los grandes cambios
culturales.Mientras Londres irradiaba
con su nuevamúsica Pop, Paris lo hacía
conigual fuerza conlaModa. Estos
movimientos determinaron un nuevo
estilo, que aún hoy sigue inspirando a
miles de creadores e investigadores,
para los cuales en el caso de laModa,
el verdadero significado de ella comienza
en la década de los años 60.
Después de un impasse en su carrera,
regresaráenladécadadelos ’90como
lamannequinfetichedelgenialThierry
Mugler.
“Vivir, amar, ymorir, en la plenitud de
labelleza”,PaulClaudel.Estafraseestabaescritaenunfrisodelacasadeldramaturgo
francés donde ella vivió sus
primeros tiempos cosmopolitas, y cuyo
significado ha adoptado y sigue
Kouka al pie de la letra.

PUBLICIDAD

Más leídas

Copyright © 2016 DiariodeFlores.com.ar es un producto de Editorial Dosnucleos

Propietario y Editor Responsable: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: General José Bustillo 3348
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5117493

contador de visitas gratis para blog