Buenos Aires, 03/03/2024, edición Nº 4929
Connect with us

Actualidad

“Me ‘hirve’ la cabeza”

Publicado

el

Diario de Flores, el sitio de Noticias del Barrio de Flores

Palmiro Caballasca siempre fue el gran corazón del ciclo infantil “Señorita maestra”, y eso no cambió. Hoy, con 43 años, Omar Lefosse atiende con igual actitud un quiosco en Floresta y le confiesa al suplemento Libre querer volver a la tele de la mano de otros personajes.
Con tan solo 13 años protagonizó uno de los personajes televisivos más queridos de la década del 80 en “Señorita maestra”, la entrañable novela infantil que nadie se perdía a la hora de la merienda. Omar Lefosse interpretó en aquella serie a Palmiro Caballasca, que si bien no brillaba en el estudio ni era el “galancito” del aula, con su frescura y sus ocurrencias se convirtió en el más recordado de esos chicos.
Diario de Flores, el sitio de Noticias del Barrio de Flores

Hoy, con 43 años, lejos de aquella soñada fama, Omar sigue de alguna manera siendo el mismísimo Caballasca, aunque el escenario ahora sea un quiosco y el público, el centenar de clientes que a diario entra a su negocio. Conserva intactos su carisma y humildad, y por eso todavía sigue siendo el más querido del barrio.

“Creo que tengo un 98 por ciento de aquel personaje. No sé, al menos acá en el negocio me llevo excelente con los chicos, no me fijo mucho en la plata y, cuando puedo, los ayudo a comprar algo si no les alcanza el dinero, como hacía en el programa cuando Cirilo no tenía zapatillas y yo hablaba con Etelvina o Meche para comprárselas juntos”, cuenta Lefosse recordando a sus “compañeros” de clase, detrás del mostrador de su quiosco de la avenida Segurola 262 de Floresta.

Pero en algún momento haber sido Palmiro Caballasca se transformó en una pesada mochila que incluso le impidió conseguir un nuevo trabajo en la televisión. “En un quiosco que tenía en Villa Luro había hecho un minimuseo de Caballasca para los clientes, con el guardapolvos que había usado, la tapa del disco del programa y otras cosas. Hasta que un día me saltó la térmica y prendí fuego todo en la puerta del negocio. Es que me daba bronca que siempre me llamaran de la tele para hablar del personaje y no para trabajar como actor”.

Pero ¿qué fue de su vida luego del éxito de “Señorita maestra”? Oscar trabajó en una fábrica de trofeos, fue operador de juegos en el Parque de la Ciudad, empleado en dos distribuidoras automotrices, remisero y finalmente quiosquero. “Laburo desde los 18 años. Siempre tuve trabajo y por eso nunca me agarró la depresión por no haber continuado con lo que quería. Ahora tengo el negocio con mi socio y estoy bien. Me gusta, tengo trabajo”, aseguró. La amistad entre los compañeros de “Señorita maestra” se prolongó dos o tres años más después del programa, pero luego cada uno tomó su camino y así se disolvió aquel grupo de alumnos.

“Fue como con los compañeros del colegio de verdad. Hoy en día tengo contacto con alguno que otro y nos vemos quizá cuando nos llaman de algún programa, pero nada más. Lo más hermoso es cuando la gente entra al negocio y te recuerda. Todos los días hay quienes me habla del tema, y eso me levanta el ánimo y me hace feliz”, confiesa Omar que, a pesar de haber renegado en algún momento por ser encasillado como Caballasca, sabe que mucho le debe a aquel gordito simpático de la primaria al que le costaba estudiar pero al que todos amaban por su gran corazón y solidaridad.

PUBLICIDAD

Más leídas

Copyright © 2016 DiariodeFlores.com.ar es un producto de Editorial Dosnucleos

Propietario y Editor Responsable: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: General José Bustillo 3348
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5117493

contador de visitas gratis para blog