Buenos Aires, 26/05/2024, edición Nº 5013
Connect with us

Actualidad

Pasajes de la Basílica: Una zona que vive la marginalidad en carne propia

Publicado

el

En varias oportunidades los
distintos gobiernos de esta
ciudad autónoma procedieron a
remodelar y/o poner en valor los
tres pasajes Pescadores, Salala y
Espejo que circundan la basílica
de San José de Flores.
En todas esa oportunidades al poco
tiempo de efectuada la remodelación
con el consecuente gasto
de dineros públicos, la falta de
una política de mantenimiento, ya
sea preventivo o de reparación,
condujo a realizar de nuevo los
trabajos, por supuestomodificando
el proyecto anterior.
En la última oportunidad, se optó
por encerrar dichos pasajes por
medio de portones de rejas, provistos
de cerraduras y hasta en algún
caso, de portero eléctrico, que
hacían presumir su cierre durante
la noche. Lamentablemente esto
último no sucedió, y las consecuencias
las tenemos a la vista,
con situaciones tales que pese a
que la empresa que recoge los residuos
en la zona, envía todas las
mañanas un equipo que lava los
mismos con agua a presión, el
olor a orina es permanente, producto
de gente que por diversos
motivos utiliza los pasajes como
dormitorio, y de transeúntes ocasionales
a los que les sirve de migitorio,
haciendo casi imposible
transitar por ellos.
Por otra parte, el permanecer
abiertos durante las horas nocturnas,
permite la realización de
Pasajes de la Basílica: Una zona que
vive la marginalidad en carne propia
reuniones de personas que han
llegado a doce en algunos casos.
En el pasado mes de agosto una
pareja con un bebe comenzó a
construir en la esquina de Salala y
Espejo una construcción precaria,
que parecía ser el inicio de un
asentamiento permanente, y que
desapareció a la semana siguiente,
lo que no garantiza que en el
futuro no se vuelva a repetir.
De las cuatro columnas de alumbrado
instaladas en la última remodelación,
la que se encuentra
en la intersección de Salala y
Espejo, ya no conserva la verticalidad,
por lo que se supone que
fue atropellada por algún vehículo,
y la número tres contando desde
Salala y hacia Pedernera, está
tronchada en su base habiendo
desaparecido la columna que sostenía
el artefacto de iluminación.
Es evidente la iniciación de procesos
corrosivos en todas las partes
metálicas que constituyen la
ornamentación, producto una vez
más de la falta de políticas demantenimiento
preventivo, y, que en
algún caso, la persistencia de esos
procesos sin una reparación preventiva,
podría originar accidentes,
si llegaran caer sobre algún
transeúnte o vehículo, ya que no
se sabe por qué, se los utiliza como
playa de estacionamiento.

PUBLICIDAD

Más leídas

Copyright © 2016 DiariodeFlores.com.ar es un producto de Editorial Dosnucleos

Propietario y Editor Responsable: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: General José Bustillo 3348
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5117493

contador de visitas gratis para blog