Buenos Aires, 27/02/2024, edición Nº 4924
Connect with us

Actualidad

Protestan, en 1934, por la pavimentación de Rivadavia

Publicado

el

Marzo de 1934. Ya empezaba
el fresco y gran parte del
largo trecho de la calle Rivadavia
quedó cerrada al tránsito a causa
de los trabajos de pavimentación.
Los vecinos hacen sentir
sus protestas después de varias
semanas de pasividad aglomerándose
en la calle para increpar
a los capataces: “¡A ver cuándo
s e t e rminan e s t a s e t e r na s
obras!”.
Si bien era una mejora en el barrio,
se planificó muy apresuradamente,
ejecutando varias
obras simultáneamente en una
extensión de muchas cuadras y
por ende la debacle total.
En muchos casos donde todavía
no se había levantado la calzada
para permitir el tránsito de vehículos
estaba entorpecido para
Protestan, en 1934, por la
pavimentación de Rivadavia
Tal como lo expresamos en el final
del escrito del mes anterior,
aquí estamos nuevamente para continuar
con la idea que esbozamos, a ver
si podemos ayudarnos a ver “alto y lejos”
y reconocer que “no es tan fiero
el león como lo pintan”, si nos dedicamos
a concretar cosas, aún cuando
las tengamos que hacer sin el apoyo
de aquellos que por su ubicación en la
sociedad argentina, tienen la responsabilidad
y losmedios físicos y económicos
que corresponden.
Por si algún lector del presente mes,
no leyó el anterior, reiteramos que la
idea era, sobre la base de la expresión
“Argentinos a las cosas”,pronunciada
por el filósofo y escritor español José
Ortega y Gasset, en una conferencia
dictada en la ciudad de La Plata en
1939,mostrar que si nosotros vencemos
nuestra arraigada costumbre de
“hablarmucho y hacer poco”, los resultados
positivos, pueden ser asombrosos.
Esto es ganar la batalla contra el escepticismo
y la concepción negativa
quesolemostenerdeloquesucedeen
nuestro país, que nos lleva a expresarnos
con frases como:
“novale lapena”o“acánadie se compromete”
o “¿para qué esforzarnos si
no se llega a nada”?, etc.
Hayunprincipiofundamentalque resulta
imprescindible a la hora de acometer
alguna realización, sin que importe
el tamaño de lamisma, y eso es
la FE, a la que la Biblia define de la siguientemanera:
“Es estar totalmente
seguro de que uno va a recibir lo que
espera.Es estar convencidodeque algo
existe, aún cuando no se pueda
ver”.
A la fe hay que unirle la fuerza de las
ideas y de los sueños que nosmovilicen
para hacerlos realidad y la perseverancia
que nosmantenga firmes en
el rumbo emprendido, que es la maneraprácticadevencer
lasdificultades
lógicas que el camino de la vida nos
a una casa de altos estudios, con el
aporte y dirección del sector privado.
Después de 20 años, y siempre bajo la
infatigable dirección del Dr.
Goberman, laUniversidad, cuyosprimeros
alumnosdeMedicina cursaron
en los Hospitales Argerich y Durand
porquenoposeíaedificiopropio(ahora
sí lo tiene) , se conforma por tres
facultades y dos escuelas, en las que se
desarrollan48carrerasdegradoyposgrado,
tiene varios miles de alumnos,
unas instalaciones físicas del nivel que
seencuentraencualquierpaísdel“primer
mundo” y ha hecho de la investigación
científica rigurosa y del
mas alto nivel, un aspecto prioritario
del quehacer estudiantil y profesional.
Convengamosque estashistoriasno
producen rating, ni semiden en número
de televisores prendidos, ni se
mencionan en los programas “chimenteros”
demediosmasivos de comunicación,
porque nomuestranmiseriassinovirtudeshumanas,
peroson
las que si producen cambios de cali-
En el Año del Bicentenario,
¡Argentinos, a las cosas! Parte 2
EscribeHernánVizzari(*)
ESPACIO CONTRATADO
dad en la vida de las personas.
En este tiempo de tantomaterialismo
barato y desperdicio de tiempo en ver
loque sucede conlas supuestas “estrellas”
cuya consistencia de vida y convicciones
dura menos que un programa
de televisión, y de tanto amor a los
colores patrios que se esfumó como la
niebla de lamañana cuando el sábado
terminó el partido con Alemania, nos
dedicáramos a ver el amor con que
Dios nos ha creado a su “imagen y
semejanza”, haciéndonos iguales y
hermanos a todos sin distinción de
color, raza o situación social y aplicáramos
nuestra fuerza productiva
a acciones que tengan como finalidad
el bien común: ¡QUÉ PAÍS
TENDRÍAMOS!
Les dejo la inquietud. La seguimos
en agosto. Mientras tanto, Dios les
bendice.
(*) El Dr. Carlos A. Caramutti es
argentino, Contador Público y
PastorCristianoEvangélico.Usted
puede escribirle a
carloscaramutt@fibertel.com.ar
los peatones, ya que se levanta- Escribe el Dr.CarlosA.Caramutti (*)
ban los cordones y parte de la vereda.
Ahí si que las vecinas que
salían a comprar bien temprano
taladraban los oídos de los muchachos
de la cuadrilla municipal.
El típico: ¡Esta bien Doña,
tiene Razón!, era la frase de esos
días…
Otros que sufrieron estos percances
fueron los tranvías que
tuvieron como opción rieles de
desvío, que provisoriamente
apaleaban la nutrida concurrencia
de trabajadores y público en
general. Viendo estas fotos y leyendo
esta nota, no nos sorprenderíamos
en nada diciendo…que
ya nuestros abuelos protestaban
en las callecitas de Flores allá por
el 34. 
( * ) He r n á n S . Vi z z a r i e s
InvestigadorHistórico y fundador
www.cementeriochacarita.com.ar

PUBLICIDAD

Más leídas

Copyright © 2016 DiariodeFlores.com.ar es un producto de Editorial Dosnucleos

Propietario y Editor Responsable: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: General José Bustillo 3348
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5117493

contador de visitas gratis para blog