Buenos Aires, 20/06/2024, edición Nº 5038
Connect with us

Actualidad

Aseguran que hacía meses que Mayerling Mariana Blanco Bravo quería separarse del padre de su hijo

José Antonio Rangel Moyeton la mató de 20 puñaladas

Publicado

el

Mayerling Mariana Blanco Bravo (25) estaba atrapada en un círculo de violencia, manipulación y acoso por parte del padre de su hijo, José Antonio Rangel Moyeton (28) quién la mató de 20 puñaladas. Hacía meses que intentaba separarse de Moyeton. No se atrevió a denunciarlo, pero si pidió ayuda.

Mayerling, había llegado a Argentina hacía dos años y medio, cuando su hijo tenía apenas unos meses. Dejó Barinas, en Venezuela, junto a su pareja  para construir una nueva vida. La joven llegó acompañada por la familia de Rangel Moyeton, quien empezó a trabajar como barbero. Su papá continúa en Venezuela y su mamá y su hermano viven en Perú. En Buenos Aires sólo tenía vínculo con una amiga y una vecina que la ayudaba a cuidar a su hijo.

Pero hace aproximadamente unos seis meses la relación con José había empezado a ser cada vez más violenta. “La menospreciaba, le restaba valor a todo lo que hacía” y le negaba la posibilidad de trabajar para sostener el vínculo de control en la pareja, contaron sus allegados. Mariana lo enfrentaba. Hace unos tres meses consiguió trabajo en el centro de estética Ambar Spa, ubicado en Palermo. “Estaba feliz”, recuerdan en su entorno. Pero fue unos diez días antes del femicidio que la joven dijo basta: logró echar a su marido de la casa.

Fue ahí cuando se desencadenó el drama. “La llamaba, le mandaba mensajes amenazándola. Le decía ‘si no es conmigo, no es con nadie’, ‘te voy a hacer la vida imposible’ y un montón de cosas horribles. Nosotras le pedíamos que lo denunciara para proteger a su hijo, teníamos miedo. Pero ella decía que no, que no lo iba a hacer por el nene”, recuerdan en su entorno. Este pasado domingo, Rangel Moyeton asesinó a Mayerling de 20 puñaladas, dejó a su hijo de tres años y se escapó. Estuvo prófugo hasta el miércoles por la noche.

Fue la hermana del femicida quien se comunicó al 911 después de encontrar el cuerpo. Según lo que Sasha Rangel Moyeton declaró ante la Policía, su hermano le pidió que cuidara a su hijo en la puerta del edificio. Cuando subió al departamento de la calle Yerbal al 2900 encontró la casa revuelta, dijo. Fue su sobrino, de apenas tres años, quién le habría señalado dónde estaba su madre: el asesino la había escondido entre dos camas y cubierto con una sábana.

Servicio de recolección programada para bienes de hogar en desuso, escombros y restos de poda

Pero las amigas de Mariana cuestionaron ese relato: dicen que tardó más de tres horas en llamar a la Policía y que intentaba cubrirlo. También que participaba del círculo de violencia y que la “intentaba manipularla para evitar que se separaran”. “La volvía loca, la llamaba todo el tiempo y le decía que lo perdonara, que su hermano estaba destrozado, que no lo alejara de su familia”, sostienen.

Por eso, ahora la preocupación apunta a lo que ocurrirá con el nene que perdió a sus dos padres en cuatro días. A su mamá, porque fue asesinada, y a su papá, que está preso y acusado de homicidio doblemente agravado.

NT

 

Más leídas

Copyright © 2016 DiariodeFlores.com.ar es un producto de Editorial Dosnucleos

Propietario y Editor Responsable: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: General José Bustillo 3348
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5117493

contador de visitas gratis para blog