Buenos Aires, 15/04/2024, edición Nº 4972
Connect with us

Actualidad

La “Fundación Lautaro te Necesita” y su proyecto para ayudar a personas con discapacidad motriz puedan disfrutar de la playa

La iniciativa Por un mar accesible, de la Fundación Lautaro te Necesita, articula el trabajo de la ONG con escuelas secundarias y las áreas de discapacidad de distintos municipios. Los estudiantes trabajan en la adaptación de sillas para que personas con discapacidades motrices puedan disfrutar de la playa y del mar. Las autoridades disponen en qué balnearios serán usadas de forma pública y gratuita. Mar del Plata fue la primera ciudad en sumarse; en Pinamar, para esta temporada habrá 16 sillas y el objetivo a dos años es de 56

Publicado

el

PUMA, Por un mar accesible, es un proyecto educativo solidario que la Fundación Lautaro te Necesita viene implementando desde 2017 en Mar del Plata, Santa Fe, Tucumán, Necochea y Pinamar. Estudiantes de escuelas técnicas, guiados por sus profesores, trabajan en la adaptación de sillas para que puedan ser usadas para trasladar personas con discapacidad motriz sobre terrenos irregulares, como la arena. Luego, estas sillas se donan al área de discapacidad  de cada municipio, donde determinan su destino. Su uso es libre y gratuito.

“Los veraneos eran complicados para Lautaro. Él iba creciendo en altura y en peso, y sus desafíos motores eran una barrera para llegar a la orilla del mar. Mi marido Eduardo lo llevaba a caballito, lo traíamos entre los dos. Pero cada año costaba más. Unos amigos que viven en Mar del Plata le hicieron una silla adaptada para poder transitar sobre la arena. Era una silla plegable y le pusieron un eje con dos ruedas de carretilla. ¡Inclinándola hacia atrás lo podíamos llevar por la arena y ayudarlo a meterse al agua casi hasta la cintura!”.

Quien habla es Verónica de Pablo, abogada y docente, que trabaja como directora de una escuela primaria en la Ciudad de Buenos Aires. Además, es cofundadora de Lautaro te Necesita, que acompaña a familias que conviven con leucodistrofias en la Argentina. Estos trastornos genéticos afectan el sistema nervioso central, dañan la sustancia blanca del cerebro y provocan cuadros neurodegenerativos.

“Soy mamá de Lautaro, Nazareno y Guadalupe. Junto con mi marido creamos la fundación hace más de siete años a raíz del diagnóstico de Lauti: leucodistrofia metacromática. Trabajamos para mejorar la calidad de vida de las personas con estos diagnósticos, que en el 95 % de los casos son niños menores de 10 años. Impulsamos el diagnóstico precoz que permite el acceso al tratamiento adecuado”, cuenta.

“Cuando Lauti tuvo aquella primera silla casera para disfrutar del mar, la gente lo veía y nos preguntaba dónde se conseguía, si la vendíamos ―recuerda―. Nos contaban sobre su hijo, familiar o amigo con quien querían compartir la playa y no podían. Trasladarse sobre arena blanda en una silla común es imposible”. Así nació el Proyecto PUMA.

En un principio, la fundación aportó los materiales. Aquel fin de año de 2017, los alumnos participaron de una exposición ferretera y la Cámara de Ferreteros de Mar del Plata (Cafamar) donó las ruedas de carretilla e invitó a los chicos y a sus profesores a participar de la expo en Buenos Aires. Algunos estudiantes presentaron ahí el proyecto. Dio la casualidad que a dos stands estuviera la empresa Solcito, proveedora de sillas y reposeras de playa, que les donó las 300 sillas con las que armaron las que tienen hasta ahora.

Horacio Rodríguez Larreta visitó Flores

 

Disfrutar es para todos

Verónica cuenta cómo surgieron nuevas ideas: “Nuestra costa tiene olas y vientos que demandan una silla de traslado para llegar desde la entrada de la playa hasta la orilla, además de la silla anfibia para meterte en el agua y flotar”.

En el balneario La Perla de Mar del Plata los guardavidas han llegado a subir y bajar de la entrada del balneario hasta la costa veinte veces en un día, trasladando a personas que necesitan ese apoyo. Las características del clima y de las playas dificultan el acceso, pero el uso de la silla y esa cooperación demuestran que el cambio de paradigma es posible cuando hay herramientas.

“Hasta hace un tiempo, nosotros ayudábamos cargando a las personas en brazos o en los hombros, entre dos guardavidas, intentando aportar a la experiencia del primer encuentro con el mar. Era una lástima que algunas no pudieran concretarlo por la inacción de las autoridades en hacer accesibles las playas. Entonces, tratábamos de aportar desde nuestro lugar. En una comunicación con Eduardo Javier, de la Fundación Lautaro te Necesita, nos ofreció una silla. Desde ese momento nos sumamos al proyecto PUMA”, relata Fabio Tagliaferri, que tiene 35 años, es de Mar del Plata y trabaja hace once años como guardavidas en el Hotel Cinco de Chapadmalal, centrado en el turismo social.

A medida que el proyecto iba avanzando, algunas familias de la Fundación Lautaro te Necesita les propusieron a Verónica y Eduardo llevar el proyecto a ciudades donde ―si bien no hay mar hay ríos muy visitados― el acceso a esas costas también fuera difícil. “Este proyecto mejora considerablemente la accesibilidad en distintos puntos turísticos de nuestro país, no solo las playas. No conozco a nivel local otra iniciativa como esta. En el mundo, muchos lugares cuentan con mejores herramientas que las nuestras, más que nada en caminería o sillas anfibias, pero tampoco supe de un proyecto tan completo como el de la Fundación Lautaro te Necesita”, cuenta Hernán Mazzarello, director de Discapacidad de la Municipalidad de Pinamar.

Trabajar en ciudades chicas les aportó algo distinto a los involucrados en este proyecto: son los estudiantes los que difunden la iniciativa, y además muchas veces, en el verano, conocen a las personas que usan las sillas que ellos construyeron con sus propias manos.

Multiplicar soluciones

“Al tener más materiales, el proyecto creció y empezó a expandirse. En Mar del Plata se hicieron 40 sillas y, en 2017, se le dio la oportunidad al Ente Municipal de Turismo (Emtur) de determinar su mejor destino. Ese fin de año se hizo una entrega de sillas en la Escuela Técnica Pablo Tavelli de Mar del Plata, con autoridades de Emtur y representantes de cada balneario. Fue un acto muy lindo y emotivo, con los chicos que participaron del taller y sus familias”, recuerda Verónica.

Lejos de detenerse, durante la pandemia la fundación se contactó con varias direcciones de discapacidad, como las de Pinamar y Necochea. La de Miramar también está próxima a sumarse.

“Un 80 % de nuestros balnearios tienen silla anfibia con profesionales formados y sabemos que la accesibilidad no se reduce a eso. Por eso, en los últimos años hubo una renovación total del frente costero. Hoy todos nuestros balnearios tienen muy buenas condiciones de accesibilidad y gracias a este proyecto tan bien articulado estamos sumando más sillas de traslado”, explica Mazzarello.

Un proyecto en expansión

La Fundación Lautaro te Necesita está presentando en todas las ciudades con las que se ha vinculado un proyecto costero accesible mucho más completo, que contempla la creación de balnearios públicos con una rampa de acceso adecuada a la legislación vigente, área de servicios, de sombra y guardavidas formados. Además, las sillas de traslado que la fundación siempre está dispuesta a donar y a construir en cualquier municipio.

Más leídas

Copyright © 2016 DiariodeFlores.com.ar es un producto de Editorial Dosnucleos

Propietario y Editor Responsable: Roberto D´Anna
Domicilio Legal: General José Bustillo 3348
CP: 1407
Ciudad de Buenos Aires
Teléfono de contacto: 153 600 6906
Registro DNDA Nº: 5117493

contador de visitas gratis para blog